NOTICIAS PLAYAS

Los barcos quitanatas sigue trabajando en nuestras aguas marítimas

Las embarcaciones que la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental ha dispuesto a lo largo del litoral costasoleño han recogido en el mes de julio una cifra cercana a la mitad de lo recogido en junio, según los datos aportados por la empresa concesionaria. De ese modo, se recogió un total de 30,85 metros cúbicos de residuos, frente a los 63,18 del mes anterior. Esto supone, en palabras de José Antonio Mena, presidente de la Mancomunidad, “que los ciudadanos han captado el mensaje que se viene emitiendo desde esta institución para mantener limpias las playas, porque prácticamente el 75 por ciento son plásticos.

En ese sentido, cabe destacar que el volumen de este material recogidos en julio es de 18,99 metros cúbicos frente a los 46,47 del mes de junio.

Por lo demás, 6 m3 fueron algas, 2,89 maderas y 0,64 materia orgánica.

Por municipios, en Benalmádena se recogió un total de 2,97 metros cúbicos, 1,04 en Casares, 4,04 en Estepona, 3,24 en Fuengirola, 1,04 en Manilva, 10,97 en Marbella, 5,68 en Mijas y 1,95 en Torremolinos.

El servicio de limpieza del litoral comenzó su actividad el pasado 1 de junio, y se mantendrá hasta el próximo 15 de septiembre. Se han dispuesto cuatro embarcaciones de litoral y diez de playa para la recogida de residuos a lo largo de los municipios de Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Marbella, Estepona, Casares y Manilva. El coste del mismo es de 545.710,00 euros.

Los barcos trabajan entre las ocho de la mañana y las cuatro de la tarde de lunes a viernes, y de ocho de la mañana a seis de la tarde los sábados, domingos y festivos, cuando hay una mayor afluencia de personas.

En cuanto a sus características, las hay de dos tipos, las que operan en el litoral, llamadas “pelican”, y las que operan cerca de la orilla, llamadas “gabinas”. Para operar en las aguas litorales, su zona prioritaria de actuación corresponde a las aguas localizadas a partir de la línea de la costa, y han de actuar mayoritariamente en las áreas potencialmente más conflictivas como las proximidades del puerto, emisarios submarinos, colectores, conducciones de descarga submarinas o desembocaduras de torrentes. La principal función de estas embarcaciones es la prevención de episodios de contaminación en las zonas de baño y la recogida de sólidos flotantes, grasas, y otros residuos, en aguas de mar abierto, hasta seis millas de distancia de la costa.

Mientras que las llamadas “gabinas”, su trabajo prioritario es la recogida de sólidos flotantes en la zona más cercana a la línea de orilla.

La delegada de playas del Ayuntamiento de Manilva, Eva Galindo, se ha mostrado satisfecha del trabajo que realizan estos barcos que permiten mantener las aguas en el mejor estado posible y que retiran todo tipo de residuos. Además, ha pedido a los ciudadanos que sigan aportando su granito de arena para proteger nuestro medio natural, por lo que pide que no dejen residuos en las playas cuando van a disfrutar de ellas, porque en la mayoría de las ocasiones acaban en el agua, lo que está provocando la contaminación y la muerte de muchas especies.

Compartir